jueves, 19 de febrero de 2009

jueves, 31 de enero de 2008

miércoles, 30 de enero de 2008

Algo de Hentai





Hentai : Wikipedia:

Hentai (変態, Hentai?) En japonés, la palabra hentai quiere decir "pervertido/perversión" o "transformación". .

La cantidad de dibujos ilustrando actividad sexual en el manga o el anime hentai puede variar enormemente. También varía el tipo de actividad sexual y los personajes implicados, que se someten a muy pocas restricciones al tratarse de personajes de ficción El significado común que tiene en Occidente proviene del uso japonés de エッチ (etchi, escrito frecuentemente ecchi, aproximación japonesa de la pronunciación inglesa de la letra H ), que se cree que es una forma abreviada de hentai que se utilizaba como eufemismo en los años 1960, aunque sus orígenes no están del todo claros, ni siquiera en Japón. La "H" en Japón se utiliza para referirse a cualquier contenido o actividad sexual, así que "H manga" es manga con contenido sexual, pero sin embargo "H" y "hentai" no son sinónimos, y no se puede cambiar uno por otro.

Legislación japonesa

El artículo 175 del código penal japonés prohíbe la publicación de material "moralmente perjudicial", que tal como se interpreta actualmente incluye la exposición de genitales, así que es frecuente ver una barra cubriendo los genitales, o bien los genitales borrosos. Antes de 1994, la interpretación de esta ley incluía la prohibición de exponer vello púbico, una norma que se eludía dibujando personajes sin vello púbico.

Sin embargo, esto ha causado otro problema cuando los vídeos hentai se distribuían a lugares como Europa y Estados Unidos. Como los personajes del anime parecen más jóvenes que los personajes de la misma edad de los dibujos animados occidentales, eso dio a algunos la impresión de que los vídeos contenían pornografía infantil. Es interesante saber que los personajes femeninos de los dibujos animados, según el japonés medio, aparentan tener unos 5 o 10 años más. [sin referencias]

Un dato menos conocido es que la censura japonesa es muy estricta en cuanto a los dibujos sobre actividad sexual entre humanos y animales [sin referencias]. Aunque se permite que circulen con relativa libertad actos con monstruos imaginarios (que suelen tener los conocidos tentáculos fálicos con el fin de evitar la ley relativa a los genitales de verdad), se ha considerado el sexo zoofílico con animales existentes como algo que debe ser perseguido. Por otra parte, el género hentai japonés contiene escenas de sexo explícito, por lo que no es recomendable para menores de edad.

viernes, 25 de enero de 2008

En la Biblioteca de la Facu

Lo que a continuación vais a leer, espero que ávidamente, ocurrió en el verano de 2003, durante mi penúltimo curso de carrera.

Era un caluroso día de agosto en el campus universitario de Almería, simpática ciudad del sureste español, en la cual resido actualmente. Me habían quedado para septiembre Derecho Financiero II y Derecho Procesal I, dos auténticos ladrillos, y todas las mañanas acudía a la biblioteca de la facultad para estudiar, sobre todo porque allí había aire acondicionado, lo cual ayuda bastante a la hora de concentrarse en el estudio en esas agobiantes fechas. Pero ese no era el único motivo.

En verdad he de confesar que la causa principal era una chica, dos cursos por debajo del mío, que también acudía allí para estudiar y a la cual ya le había echado el ojo desde hacía un tiempo. No sabía aún cómo se llamaba, pero me prometí a mí mismo que antes de que acabara agosto la conocería. Y, para mi dicha, eso ocurrió mucho antes de lo que yo esperaba… Era una hembra poderosa. No era muy alta, 1,65, cabello liso castaño que le llegaba por la cintura, ojos miel achinados, finos labios, tez clara y suave, grandes pechos (una 90 diría yo) y un prominente y duro trasero respingón. Total, un bombazo de tía. Los fines de semana trabajaba como azafata de J&B en pubs y discotecas. Era todo un espectáculo verla vestida con el traje perfectamente ajustado a su tremendo cuerpo, resaltando aún más sus deliciosas curvas.

Ese día iba acompañada por otra chica, a la cual nunca había visto antes. Parecían muy amigas. Estaban sentadas justo enfrente de mí. Mª Mar tenía recogido el pelo en un moño hecho con un bolígrafo bic. “Un intelectual moño”, pensé. Ese día iba espectacularmente vestida, como casi siempre. Llevaba un body blanco ajustado, a través del cual se podía divisar un sujetador oscuro que sostenía sus enormes y bien contorneados senos, unos vaqueros bien apretados, marcando culo y unos bonitos zapatos de tacón. Podía oler su embriagador perfume, creo que era Millenia. Era demasiado, estaba poniéndome muy malito esa mañana… La otra chica que la acompañaba tampoco estaba nada mal, pero mi atención estaba centrada al 200% en M. Mar. No podía evitarlo, me atraía como a un imán y me excitaba muchísimo.

Serían las 11.15 am más o menos cuando me levanté y salí fuera para fumarme un cigarrillo y liberar tensiones, tanto intelectuales como eróticas. Me percaté que, al levantarme, las 2 se miraron y la amiga le dijo algo al oído mientras me miraban y sonreían. Eso me gustó. Me senté en uno de los bancos del hall de entrada mientras le daba pausadas y hondas caladas al cigarrillo. Lo apuré hasta el final. En esto, ambas salieron de la sala de estudio y se sentaron en un banco que había frente al mío. Comenzaron a mirarme y a hablar entre ellas. Soltaban adolescentes risitas de vez en cuando. De repente, vi que Mª Mar me hacía una señal con la mano. Yo miré alrededor, entre confundido y asombrado de que me estuviera señalando; pero no había nadie. Era claro que se dirigía a mí. Se lo pregunté “¿Es a mí?” y asintió con la cabeza mientras sonreía. Hizo un ademán con su mano para que fuera a sentarme a su lado. Estaba muy nervioso. Pero no lo pensé ni un segundo más, me levanté y me dirigí hacia ellas.

Me senté a su lado. “¡Hola!, ¿qué tal, descansando?” les pregunté; ellas se rieron y me contestaron que si. La chica me preguntó cuál era mi nombre. “Me llamo Juanma, ¿y vosotras?”; me contestaron. La amiga se llamaba Yolanda, Yoli para los amigos/a. Era una chica alta, 1,75 más o menos, cabello rizado castaño, ojos castaños, labios gruesos, apetecibles y sugerentes, dispuestos siempre a chupar buenas vergas. Me preguntaron si yo hacía también Derecho y en qué curso estaba. Les contesté que 4º. Ellas hacían 2º y les había quedado el Penal de 2º para septiembre. M. Mar me preguntó c


Cómo me fue a mí con el Penal. Le dije que muy bien, tanto el de 2º como el de 3º los aprobé a la primera, en la convocatoria de Junio. Me preguntaron que si les podía ayudar, porque a ellas no les gustaba esa asignatura y M. Mar me pidió el teléfono. Con un rápido movimiento cogió el bolígrafo que sostenía el moño y se desmelenó. Sacó un papelito y yo le disparé mi móvil. Parecía como si lo hubiesen planeado todo.

Empecé a sospechar que cabía la posibilidad de que yo le atrajera un poco, cosa que nunca me lo había planteado pues nunca me percaté de que se fijara en mí, lo cual me sorprendió gratamente. Después de esa charla volvimos a la sala y pasamos el resto de la mañana estudiando. De vez en cuando ellas me preguntaban algo o me comentaban alguna tontería. Era genial, ya habíamos entablado conversación. El primer paso estaba dado. La tarde de ese día la pasé en casa, estudiando mucho más concentrado y masturbándome pensando en cómo M. Mar era follada por un semental negro de enorme tranca. Esa noche casi no pude dormir pensando en la mañana siguiente. Era como si presintiese que algo muy bueno, fabuloso, me iba a suceder… A la mañana siguiente, sábado, llegué muy temprano a la biblioteca de la universidad. Ella aún no había llegado. Me senté y coloqué mis cosas y me dispuse a estudiar.

A la media hora escuché el sonido de unos tacones que atravesaban la sala y el suave olor a perfume, inconfundible, me anunció su llegada. Esta vez venía sola e insultantemente vestida, lo que produjo una oleada de murmullos varoniles. Era normal. La chica se había pasado esta vez. Venía con una blusita de rayas azules y blancas, pegada al cuerpo, resaltando sus pechos y una minifalda blanca, tan inmaculada que al trasluz se podía ver su tanga de color rosa y que permitían admirar sus macizos muslos. “¡Hoy va a arrasar!”, pensé, “demasiado provocativa, van a empezar a revolotearle hambrientos buitres”. Se sentó frente a mí y me saludó. Yo le correspondí en el saludo. Ella sacó sus libros y apuntes, el Código Penal y comenzó a estudiar. De vez en cuando cruzábamos miradas. Recuerdo que en una de ellas me guiñó un ojo. Yo me sonrojé. Después de un buen rato estudiando ella me propuso ir a tomar algo a la cafetería.

Salimos y en el camino charlamos un poco sobre las asignaturas. Antes de entrar en la cafetería M. Mar me dijo que tenía que ir al baño, que no podía aguantar más. Me preguntó que si quería acompañarla. Los baños estaban en el piso de arriba, justo encima de la cafetería. En ese instante mi corazón se aceleró de 0 a 1000 p/h. Casi impulsivamente, sin pensar, le dije que sí, que la acompañaba. Era la respuesta que estaba esperando, porque me sonrió, me cogió de la mano y subimos las escaleras.

Nos dirigimos a los aseos de chicas. El pasillo donde se encontraban estaba vacío. Era algo normal en pleno agosto y además en sábado. El campus se queda semi desierto. Mejor para nosotros, pensé. Nos metimos en los baños y M. Mar cerró la puerta con cerrojo. Se dio la vuelta y nos quedamos uno frente al otro, mirándonos, ella sonreía picaronamente, sin parar. El calor incitaba al deseo, al pecado. De repente, comenzó a dar vueltas alrededor mío y a decir que yo no estaba nada mal, que tenía un buen polvo.

Se quedó detrás de mí y empezó a tocarme el culo con suavidad al principio, luego fuertemente y con deseo. Sus manos recorrían mi velludo pecho, mi torso, bajaban lentamente hasta llegar a mi paquete del cual sobresalía ya un duro bulto. Al llegar ahí ella soltó un gritito de satisfacción. ¿Pero qué maravilla es esta?... mmm, ¡qué bueno!, dijo. Yo ya no pude aguantar más y me volví. Miré en la profundidad de sus ojos y pude adivinar la lascivia que de ellos se desprendía, la lujuria a la que invitaban.

Así que la agarré por el culo, levantándole la minifalda y empecé a besarla salvajemente, metiéndole la lengua hasta el fondo, hasta la campanilla casi. Bajé como un loco hasta sus senos, desabroché su camisa rompiéndole los botones. No llevaba sujetador y sus tetas se mostraron ante mí en todo su esplendor. Maravillosas, bien contorneadas, sus pezones estaban tiesos, turgentes. Empecé a chuparlos y morderlos. Ella se retorcía de gusto. Le dije que me chupara la polla. Ella accedió sumisamente, sin rechistar. Además, lo estaba deseando.

Desabrochó mis vaqueros y bajó mis calzoncillos burdeos. Mi gran verga pétrea salió disparada de su prisión hacia su boca, la cual engulló entera. ¡Era delicioso! M. Mar era divina, la chupaba con gran maestría; parecía tener mucha experiencia a pesar de contar apenas con 20 añitos recién cumplidos. Adelante y atrás, sin parar, adentro y afuera, lamía en círculo mi capullo, el glande, me agarraba fuertemente los huevos y también los chupaba cual loba hambrienta. Era una zorra y eso me encantaba y al parecer a ella también.

Yo la agarraba del pelo y dirigía su cabeza hacia delante y hacia atrás, a un ritmo uniformemente acelerado, frenético. Me dijo que hacía tiempo que estaba deseando tener mi tranca en su boca y que estaba muy mojada porque por fin lo había logrado. Yo le contesté que también yo tenía ganas de follarla como iba a empezar a hacer en ese preciso instante. La levanté y la puse de espaldas hacia mí, ella apoyada en los lavabos y de cara al espejo. Le quité por completo la minifalda blanca y aparté un poco el tanguita rosa que llevaba y la embestí sin piedad por su magnífico conejito rasurado.

Su coño estaba muy caliente y goteaba de necesidad. Recibió mi aparato con gran satisfacción y gozo. Y empecé a montarla como un potro desbocado, sin parar. La follaba con tal deseo que creo que a veces le hacía culo, insinuándoseme descaradamente, que parecía querer decir “¡Fóllame papi, sin parar!”. Así que me dispuse a ello sin pensármelo más veces e introduje mi roja verga en su culo, bien lubrificado. Al principio con cuidado, pero cuando todo él estaba ya dentro empecé a darle caña. Al principio gritaba un poco, pero luego se abandonó al placer, al goce del roce. ¡Ooh, qué bueno! Era un deleite, placer de dioses. Sentir cómo mis muslos chocaban contra sus nalgas. Era una sensación deliciosa. Ella se tocaba el coño por debajo con la mano derecha e introducía sus dedos, desde la uña esmaltada roja carmín hasta la última falange.

Yo ya no podía más y le dije que me iba a correr. Se dio la vuelta y se metió mi roca en su garganta y allí descargué todo mi esperma, toda mi leche condensada, que se empezó a desparramar por sus labios, por su boca, por su barbilla, cayendo gotas en sus pechos. “¡Ahí tienes, zorra, toda para ti, chupa hasta la última gota, ordéñame sin reparos, vamos!”. ¡Oohh, qué bueno, qué corrida! Fue inolvidable. La sensación de relax fue indescriptible. Mientras nos arreglábamos alguien intentó entrar. Nos miramos sobresaltados. Cuando estuvimos listos abrimos la puerta. Era una chica que quería entrar. Nos miró sorprendida y nosotros le sonreímos.

Luego, mientras bajábamos las escaleras, soltamos un par de carcajadas. Le pregunté a M. Mar si quería tomar algo para desayunar. Me dijo que no porque acababa de desayunar leche de calidad y me guiñó un ojo. Ese comentario hizo que mi autoestima se elevase considerablemente, por las nubes, como suele decirse. Yo sí fui a la cafetería a tomar algo y a recrearme en esos increíbles momentos, casi sacados de la mejor película porno, pero reales, muy reales, académicamente reales, como la vida misma…

Autor: Jmfs

de www.marqueze.net

Asi conocí a mi novia

Este resumen no está disponible. Haz clic en este enlace para ver la entrada.

Travesti : Segunda parte:





jueves, 24 de enero de 2008

martes, 22 de enero de 2008

El video anterior

2 mujeres y un hombre

Este resumen no está disponible. Haz clic en este enlace para ver la entrada.

lunes, 21 de enero de 2008

Vendido en el mercado de exclavos

Este resumen no está disponible. Haz clic en este enlace para ver la entrada.

¿Fantasía o Realidad?

Esta es una historia que me contó una amiga mía, que escribo sin su consentimiento expreso.

Se trata de un hombre maduro que entró en contacto con ella, a través de una publicación de un relato de dominación. Como consecuencia de dicha publicación llegaron a pasar un fin de semana juntos...

El hombre, digamos Carlos, se citó con ella en un restaurante de la zona alta de la ciudad, cerca del cual había reservado un apartamento por 24 horas. Cenaron tranquilamente, con una agradable conversación. El la preguntó si estaba nerviosa y ella le confesó que sí, que mucho. El la tranquilizó diciéndola que no le iba a pasar nada que no hubiesen pactado. Finalmente se levantaron para dirigirse al apartamento. El llevaba en su deportivo rojo, un pequeño maletín con distintos artilugios de tortura y juego. El apartamento resultó ser agradable, con alfombras en el suelo del salón, un sofá y dos sillones y además una habitación pintada de colores claros que comunicaba con el cuarto de baño. Una vez curioseado el apartamento, volvieron al salón donde Carlos encendió unas velas, creando un ambiente de intimidad.

Ella se dirigió al sofá para sentarse.

- Oye putita ¿quién ha dicho que puedes sentarte? ¡A partir de este momento harás únicamente lo que yo te mande.! ¿Entendido?

- Si, contestó ella un poco asustada.

Lo siguiente fue una sonora bofetada que la hizo tambalear.

- ¿Cómo que sí ? Te dirigirás a mi, diciendo ¡SI AMO! ¿Has entendido, puta?

- Si amo, respondió en voz baja.

- No te he oído bien? ¿Qué has dicho?

- Si amo, contestó más fuerte.

- A ver si aprendes más rápido, porque me pareces un poco torpe, le dijo él, en tono despectivo.

- Ahora, ponte en medio del salón y quítate la ropa

Ella se quitó primero los zapatos, después la falda y finalmente el top, quedándose únicamente con la ropa interior y las medias.

Volvió a sonar una nueva bofetada, ahora en la otra mejilla.

- ¿No me has entendido, zorra? Su voz sonó áspera.

– ¡He dicho que te desnudes, no que te quedes en ropa interior.!

Rápidamente se desabrochó el sujetador y el tanga y junto con las medias, las tiró al sofá.

El la vendó los ojos, de modo que no podía ver lo que sucedería a continuación.

El hombre, dio unas vueltas alrededor de ella. Era como se imaginaba después de ver sus fotos. Una verdadera diosa. Pechos duros y redondos, coronados por unos pezones desafiantes. Una cintura esbelta. Piernas largas y bien torneadas. Unos muslos capaces de poner en marcha las fantasías de cualquier hombre. Un culo para penetrar con la lengua primero y con la polla después. Y sobre todo, sus labios, con la forma perfecta para hacer una mamada inolvidable.

La puso de cara a la pared. La esposó las muñecas y las ató en un mueble. La ordenó que separase bien las piernas. Sacó un látigo del maletín y lo chasqueó con fuerza en el aire.

Un estremecimiento de temor recorrió el cuerpo de la mujer. Aunque aún no ha recibido ningún golpe, intuye que en cualquier momento el látigo fustigará tu cuerpo desnudo.

Sin embargo a él, le apetece jugar un poco. Con la punta del látigo recorre su espalda. Lo pasa en medio de la rajita de su culo. Sigue bajando y nota sus muslos húmedos por los jugos vaginales que han empezado a salir de su coño. Toca sus labios vaginales con el látigo. Se separa un poco y empieza a fustigarla.

- Cuenta los latigazos, cerda

Ella empieza a contar con voz temblorosa.

Uno, dos, tres, cuatro...

Así hasta veinte. Su culo está al rojo vivo y siente un dolor terrible. El hombre, la desata las manos quitándole las esposas y haciendo darse la vuelta. Coge una de las velas y la acerca al cuerpo de la mujer, que nota su calor y se pone rígida. El hombre, inclina la vela y deja caer unas gotas de cera caliente sobre sus pechos. Ella da un grito de dolor, mientras por sus mejillas resbalan unas lágrimas.

El quita la venda de sus ojos y recoge con la lengua las lágrimas de la mujer. Empieza a besarla, pero ella quiere impedir que su lengua entre en su boca. El hombre la fuerza y su lengua entra libremente en la boca de la mujer, buscando la suya, quien comienza a responder el beso y así durante unos minutos disfrutan de un pequeño descanso.

De repente, el hombre termina el beso, agarra los largos cabellos de la mujer y empujándola hacia abajo la hace arrodillar ante sí.

- ¡Sácame la polla, zorra!. ¡Y hazme una buena mamada!.

Con prisa y torpeza, ella baja su pantalón y su calzoncillo. El los aparta con sus pies, mientras que la mujer agarra con ambas manos su polla, dura como una barra de hierro y empieza a chupársela. El hombre la ordena que introduzca un dedo en su culo para estimular al propio tiempo su próstata.

- Muy bien puta. Sigue así. Me voy a correr en tu boca asquerosa. Y quiero que te tragues toda mi leche, que no se pierda ni una sola gota.

La masajea las tetas mientras ella sigue mamándosela. Más tarde, la retuerce los pezones que cada vez se muestran más duros e hinchados.

- Asíiiiiii, guarra, chúpamela, toma zorrita, toma mi leche y trágatela entera.

Un chorro de semen sale a presión, inundando la boca de la mujer, que sin otra orden acaba tragándoselo.

- Qué putilla más rica eres, dice el hombre. Qué gustazo me acabas de dar. Ahora necesito una copa. ¡Sígueme a cuatro patas!.

Ella lo sigue como una perrita, mientras el hombre saca una botella de whisky y un vaso de un pequeño mueble-bar que hay en un rincón del salón. Se los pone encima de la espalda y la ordena que los lleve así al sofá. Como el suelo está alfombrado, no siente dolor en las rodillas, pero necesita toda su destreza para que no se caigan la botella o el vaso. Cuando llega al sofá, él ya está sentado. Pero antes de coger la bebida, juega un rato con sus tetas. De ahí pasa a su coño que cada vez está más mojado e introduce dos dedos en su culo girándolos en el interior de sus entrañas.

Ella aguanta esa nueva tortura con grandeza, sin quejarse y ni siquiera moverse, por miedo de que se caiga la botella. Cuando termina de beber el whisky, conduce a la mujer a la cama, recostándola en ella. Vuelve a taparla los ojos y a esposarla, esta vez con los brazos y las piernas completamente abiertas en forma de X, atados a los cuatro extremos de la cama, dejando su coño completamente expuesto y abierto ante él.

El hombre se recrea durante un rato ante la visión. ¡Que guapa es! Y piensa lo bonito que es tenerla así, para poder usarla a su antojo. Es la mujer más guapa que ha conocido en su vida y va a ser suya...va a convertirla en su putita personal.

Saca otra clase de látigo del maletín, compuesto de distintas tiras de tela. Lo pasa por todo su cuerpo. Por su boca, sus pechos, sus pezones, su coño. Esta vez la suavidad, le produce cosquillas a la mujer, que intenta contener. Su respiración se hace cada vez más fuerte.

El hombre se aleja un momento y saca del mueble-bar unos cubito de hielo. Pasa de nuevo el látigo de tiras por sus pechos. De pronto lo retira y coloca los cubitos de hielo sobre sus pezones. Ella se asusta por el frío repentino y deja escapar un gemido. Sus pezones se vuelven aun más duros y grandes. Por el frío que ha producido el hielo, están ahora muy sensibles. El hombre le coloca una pinza en cada pezón lo cual causa en la mujer un fuerte dolor repentino. Da un grito de terror. Pero pronto el dolor se convierte en placer, mucho placer.

Ella siente ganas de correrse, pero él se lo prohíbe. Mientras él toca tu clítoris, juega con él, estirándolo y pellizcándolo. Nota como tiene el coño empapado por completo y como se moja los dedos con sus jugos vaginales. La mete unos dedos en la boca obligándola a que saboree y trague sus propios fluidos. Saca los dedos de su boca y vuelve a tocar su clítoris. Ahora coloca pinzas también en sus labios vaginales. Ella siente dolor pero al propio tiempo, un placer que va en aumento. El hombre quita de manera brusca las pinzas tanto de los pezones como del coño y eso la provoca un dolor mucho más intenso que el que anteriormente causó su colocación. Pellizca con fuerza sus pezones doloridos y masturba su clítoris que está completamente sensibilizado. Ella le pide a gritos que la deje correrse, pero él la amenaza con que si lo hace, lo va a pasar mal y retira sus dedos del clítoris.

Entonces, la coloca una mordaza en la boca para no oír sus tus quejas y sin que ella lo espere, la clava inesperadamente un vibrador enorme, de 30 cm de longitud y 8 de diámetro. El hombre coloca un esparadrapo para que no se pueda escapar el vibrador y lo pone en marcha, mientras le arrebata la mordaza y se sienta en el sillón para ver el espectáculo de la corrida que pronto la sobrevendrá. El vibrador la estimula el clítoris sin tregua. Al cabo de un par de minutos ella empieza a gritar, a causa de una mezcla de dolor y placer. Con el mando a distancia el hombre aumenta la velocidad del vibrador y ahora sí, le concede permiso para que se corra, lo que hace al cabo de unos pocos segundos en medio de un fuerte orgasmo.

Mientras observaba ese espectáculo, el hombre se ha estado masturbando y ahora siente ganas de correrse. Se acerca a la cama y se coloca encima de ella. Nota su coño completamente mojado y le clava su polla hasta el fondo de su vagina. Empieza a moverme rápidamente, su clítoris está aun muy sensible y recibe con gran alegría esa nueva estimulación.

- Ven putita mía, la susurra. Toma mi leche. Córrete de nuevo. Demuéstrame la puta que eres.

- Sí mi amo, fóllame, dame tu leche. Seré tu zorra para siempre. Tu putita personal. Pero sigue follandomeeeeeeee!!

Ella le aprieta fuertemente la polla con los músculos de su coño. Clava sus uñas en la espalda de él. Está como una perra en celo. Necesita polla, necesita follar, necesita leche...

- Si mi amo, dame fuerte. Soy tu puta...Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!

En ese momento el hombre la llena el coño de leche, mientras ella es presa de una cadena de orgasmos.

Descansan un cuarto de hora, y entonces el hombre la dice que la siga a cuatro patas al baño. La ordena que le lave la polla, los huevos y el culo. A él le encanta sentir el tacto de sus manos en sus partes más sensibles. Llena la bañera con agua y se introducen en el agua caliente para relajarse un rato. De pronto, el hombre se levanta, ordenándola que se quede sentada y que abra la boca. Ella intuye lo que vendrá a continuación y gira la cabeza.

- ¡Si no quieres que te de una hostia, mírame!, la amenaza y ¡abre bien la boca!. Antes me he bebido yo un whisky. Ahora te toca a ti tomar tu bebida.

Apunta con su polla hacia ella y empieza a mear.

- ¡Abre bien la boca puta, tragalo y mejor para ti que no se desperdicie ni una sola gota!, la grita.

Esta vez ella le hace caso. Abre la boca al máximo y comienza a tragar su lluvia dorada. Cuando termina, la manda limpiarse la boca y las dientes. A continuación la abraza y la besa con ternura la frente y los labios.

- Vamos a la cama, putilla. Mañana nos espera un día duro, especialmente a ti

El la hace acostar a sus pies y la ata la muñeca a uno de los extremos de la cama.

... / ...

El hombre ignora la hora que era cuando, con un sobresalto, se despertó. Intuye que algo ha sucedido, pero aun no sabe qué. Mira hacia el pie de la cama. Ella no está. Quiere levantarse corriendo para buscarla y se da cuenta de que esta esposado con una de sus manos a la cabecera de la cama. En este momento, la mujer entra en la habitación, vestida de ama, diciendo:

- Veo que te has despertado cabrón. A ver si en el futuro tienes más cuidado dónde dejas la llave de las esposas, jajajaja

- Suéltame puta, o te arrepentirás de eso, le responde en tono amenazador.

Plaaaafffffffffffff. Ahora es ella quién le ha dado una fuerte bofetada.

- Veo que aun no eres consciente de tu nueva situación, responde la mujer. Pero pronto aprenderás. Vamos a poner las cosas claras, gusano. He escondido tu ropa y por más que busques, no la encontrarás jamás. De modo que puedes elegir entre dos cosas: seguir esposado a la cama y te torturaré así o me prometes someterte voluntariamente a mis caprichos y en ese caso te quitaré las esposas.

El hombre no contesta...Plaaaaaffffffff, ella le suelta una nueva bofetada que le coge por sorpresa, dejando su mejilla marcada y tumbándole de espaldas en la cama.

- ¡Levántate inútil!, grita ella, y ¡ponte de pie con las piernas bien abiertas!

Esta vez, él decide seguir sus órdenes y se pone al lado de la cama con las piernas separadas y en una posición poco cómoda al seguir con una de sus manos esposada a la cabecera de la cama.

- ¿Te someterás voluntariamente?, ella repite la misma pregunta de antes.

De nuevo el hombre se queda callado. Inesperadamente recibe un fuerte rodillazo en los testículos, que le hace retorcerse de dolor.

- ¡Contéstame cerdo!, grita ella.

- Si ama, te lo prometo, responde débilmente.

- ¡Has elegido bien, esclavo!, afirma ella, con voz decidida.

Su mano alcanza la polla del hombre y le aprieta con fuerza los huevos.

- ¡Aaaaayyyyyyy!, al hombre, se le escapa un fuerte grito.

- ¡Cállate, no te quejes tanto!, dice la mujer, con una expresión de menosprecio en su rostro. Le mira y acto seguido le suelta un escupitajo en plena cara. El hace un ademán para limpiarse, pero ella se lo prohíbe.

- ¡Abre la boca!, le ordena ella.

El obedece y entonces, ella le escupe dentro de la boca.

- ¡Trágatelo!. Saborea el agua de la vida que te regala tu ama, le dice ella con una sonrisa irónica.

- Voy a convertirte en mi mascota. Te pondré un collar y te pasearé así por la calle para que todo el mundo, especialmente tus amigos y amigas, sepan que eres mi perrito faldero.

El hombre está completamente humillado y vencido, listo para entregarse a sus caprichos. Se da perfectamente cuenta de que a partir de este momento se convertirá en el juguete de su Diosa, que hará con él todo cuanto le venga en gusto. Levanta su cabeza y la mira. Recibe una nueva bofetada.

- ¿No sabes que a un esclavo no le esté permitido mirarle a su ama a la cara?, le espeta.

- Para compensar tu falta, deberás adorar mis pies. Ponte a cuatro patas delante de mí y lámeme los zapatos.

El hombre se arrodilla frente a ella y empieza a lamer sus zapatos. Primero uno y después el otro. Los repasa con su lengua, de la punta hasta el talón. Más tarde, le ordena que meta el tacón en su boca y lo chupe. El esclavo cumple sus órdenes a rajatabla.

- Quítame los zapatos con delicadeza y acaricia y lámeme los pies, le ordena.

El hombre le quita los zapatos y le acaricia ambos pies.

- Lámelos perrito y chúpame los dedos, le ordena ella.

El hombre toma de sus pies en su mano, lo masajea con delicadeza y empieza a lamer la planta, el empeine, pasa su lengua entre sus dedos. De repente, ella mete el pie entero en la boca de su esclavo, que empieza a chupar cado uno de sus deditos.

- Con un poco más de entrenamiento, vas a ser un buen perrito, le dice con algo de ironía en su voz.

- Ahora muestra tu alegría al ver a tu ama y muévete el culito para saludarme, del mismo modo que hacen los perritos.

- Al hombre se le suben los colores a la cara por la vergüenza que está pasando, pero no quiere disgustar a su ama y empieza a menear el culo.

- Ja ja ja, así me gusta. Realmente vas a ser un buen perro, se ríe su ama mirándole.

Le ordena que se levante. Le ata las manos por encima de la cabeza y empieza a colocarle pinzas en los pezones. El hombre siente dolor pero al propio tiempo placer y su polla reacciona, poniéndose dura, lo que provoca la ira de su ama.

- ¡No te he dado permiso para excitarte!, le grita enfadada. Tendré que castigarte y azotarte el culo, para que se te baje esa excitación.

Le hace dar la vuelta y empieza a pegarle en el culo con su mano. Para poder golpearle con más fuerza, coge una pala de ping-pong.

- Te voy a azotar el culo con esta pala, le dice. Y quiero que con cada azote que te doy, me des las gracias por ser tan buena contigo y por esforzarme a educarte. ¿Lo has entendido?

- Si, contesta en voz baja.

- ¿Cómo que sí?.

- Si mi ama, rectifica rápidamente.

Empieza a pegarle en el culo con la pala y con cada azote que recibe, él dice:

- Muchas gracias ama por ser tan buena conmigo y por intentar educar a este perro inútil.

Se detiene después de 25 azotes. El esclavo tiene el culo dolorido y rojo. Observa con satisfacción su obra. De nuevo, le manda darse la vuelta. Empieza a colocarle pinzas en sus huevos. Coge con su mano su polla flácida colocando también pinzas en ella. El hombre no puede remediar excitarse de nuevo y cuántas más pinzas coloca en su polla, más dura se le pone. Ya lleva 8 pinzas en su piel y prepucio, pero a pesar de o quizás gracias a ello, su miembro le apunta con vehemencia.

- Pero ¿qué te has creído guarro? ¿Te estás poniendo cachondo a costa de mí? Pues de eso nada, monada.

Ella estira de manera brutal las pinzas para quitárselas, lo que le provoca un dolor terrible y la pérdida inmediata de la erección. A continuación le ata la polla con una cuerda de tal manera que imposibilita una nueva erección. Ella toma la pala en la mano y comienza a golpear con ella su polla y sus testículos. El hombre nota como un fuerte dolor se apodera de su cuerpo. Justo en el momento que cree que va a desmayarse, ella decide tomarse un pequeño descanso.

- Ven aquí esclavo. Voy a fumarme un cigarrillo y tú vas a ser mi mueble.

Le hace ponerse a cuatro patas, colocando un cenicero encima de su espalda. A continuación ella se pone cómoda en el sillón haciendo reposar también sus piernas en su espalda. Pero en vez de tirar la ceniza en el cenicero, la hace caer sobre la piel del hombre, causándole dolor y pequeñas quemaduras.

- El la mira de reojo y ve su coño húmedo de la excitación que está experimentando.

- Te gusta mi coño ¿verdad? Te gustaría follarme, ¿eh?. Pues nunca me vas a tener. Mi coño no es para perros como tú. Lo podrás mirar, oler y lamer como perrito que eres, pero nunca follarme. Es más. Soy yo quién voy a follarte ahora.

Ella se pone de pie y se atas un arnés con un consolador enorme.

- Ven aquí cerdo y chúpame el consolador, así estará un poco lubricado y entrará mejor en tu culo. Ya ves como tu ama se preocupa por tu bienestar, le espeta burlona.

El hombre chupa el consolador de su Diosa. Al cabo de unos minutos se lo quita de la boca.

- Anda maricón, pídeme que te folle, le susurra.

- ¿Me follas mi ama?, pregunta en voz baja.

- Así no, ¡inútil!. Dímelo así: ¿Me haces el favor de follarme, mi ama? Méteme por favor la polla.

El hombre sabe que es inútil no cumplir sus órdenes, por lo que la dice en voz baja:

- Fóllame por favor, mi ama. Méteme por favor la polla en el culo.

- No he escuchado nada. Repítelo y esta vez en voz alta. Quiero que se entere todo el mundo de lo guarro y maricón que eres.

Y el repite gritando:

- Fóllame por favor mi ama. Méteme por favor la polla en el culo.

- Claro que si maricón de mierda, voy a cumplir tus deseos ahora mismo. Voy a reventarte el culo.

Ella se colocas tras el, le abre las nalgas lo máximo posible y con un fuerte golpe de sus riñones, le clava el consolador en el culo sin lubricación previa.

El hombre da un fuerte grito por el terrible dolor que siente.

- ¡Cállate gusano!, le ordena la mujer.

Ella empieza a mover sus caderas, clavando la polla artificial cada vez más dentro de sus entrañas. El culo del hombre se va abriendo poco a poco para dejar paso al consolador. Con una mano, ella agarra su polla y empieza a masturbarle. Pero le prohíbe que se corra.

De pronto deja de follarle y se sienta en el sillón.

- Túmbate en el suelo y mastúrbate para mí. Quiero ver salir la leche de tu polla. Y después con mi zapato te la pisaré, esparciendo la leche sobre tu cuerpo entero.

El hombre comienza a masturbarme y nota la mirada de ella sobre su cuerpo desnudo.

- ¡Más deprisa esclavo!, le ordena ella y el cuerpo del hombre empieza a convulsionarse, nota como el orgasmo se apodera de él. Cuando la leche empieza a brotar de la polla, ella se levanta y la pisa con fuerza sobre el vientre del hombre, haciendo que la leche corra sobre su cuerpo entero.

- Muy bien esclavo. Ya ves que tu leche me pertenece. A partir de ahora solamente puedes correrte cuando yo te lo mande. ¿Lo has entendido?.

- Si mi ama, lo he entendido, le contesta.

- Estupendo porque ahora quiero correrme yo y lo haré en tu boca asquerosa, para que te tragues todos mis flujos.

Ella ordena al hombre tumbarse en el suelo, boca arriba, y ella se coloca sobre él, con su coño exactamente sobre su boca. El nota su excitación porque tiene el coño completamente encharcado. El empieza a recorrer con su lengua el interior de su vagina.

Le encanta el sabor y parece que sus fluidos le ponen cada vez más cachondo. Sus labios buscan y encuentran su clítoris y lo chupa ávidamente.

- ¡Chúpame bien, perro!", le dice la mujer con la voz entrecortada. Mueve tu lengua.

Ella restriega el coño sobre la cara del hombre, dejándola empapada. Su polla está para reventar, pero solamente debe pensar en el placer de su ama. Sus labios la chupan con frenesí y el contacto intermitente de la lengua con su clítoris, causan una sensación de pequeñas descargas eléctricas en su vagina. Por primera vez, ella pierde un poco los papeles, empieza a gemir fuertemente y en el mismo momento que una gran convulsión recorre su cuerpo, acaba desahogándose en la boca de su esclavo. Parece una fuente que rebosa, el hombre apenas tiene suficiente capacidad para recoger y tragar todos sus flujos.

- Muy bien perrito, le dice finalmente. Te has portado muy bien y como premio te daré una copita de cava.

Ella saca del armario una copa alta y estrecha. Se coloca en cuclillas encima de ella y empieza a llenarla con su orina.

- Te beberás la copa entera, dice ella.

- Por favor mi ama, no me hagas eso. Moja el cuerpo de tu perro con tu lluvia dorada, pero no me la hagas beber, que no podré tragármela, suplica él.

- ¿Cómo te atreves a replicarme, esclavo?. ¡Cállate y bébetela!. Anoche me hiciste tragar tu lluvia y ahora te toca a ti. Y si no lo haces con alegría, tu castigo será terrible, contesta ella chasqueando al propio tiempo el látigo contra la pared.

El hombre comprende que nada la hará cambiar de opinión. Coge la copa y se la pone en los labios y empieza a beberme la meada. A medida que va vaciando la copa, nota como el líquido amarillo deja a su paso un calor intenso en el interior de su cuerpo. Y se da cuenta de que aparte de su lluvia, ella le está traspasando a su cuerpo toda la excitación y calentura que ella llevas dentro.

Toman un nuevo respiro. El la mira de reojo, ella lo nota y le sonríe. El supone que los castigos se han terminado, pero aun le aguarda una última sorpresa. Ella le hace poner a cuatro patas, le mete una mordaza en la boca y monta encima de su espalda, incitándole a caminar. Le hace dar varias vueltas por el salón y para que corra más rápidamente, le va golpeando los testículos con sus tobillos.

De pronto ella le acaricia la cara y la nuca.

- Ya hemos terminado, Carlos. Te doy mi última orden. Llévame al baño.

Cuando acabamos de ducharnos, el hombre la toma entre sus brazos:

- ¡Cuánto te quiero, mi Diosa! ¡Cuánto te deseo!"-

Se cogen de la mano, dirigiéndose a la cama. El empieza a besar el cuerpo desnudo de ella. Cuando llego a su entrepierna, se demora chupándola. Cómo ella empieza a mojarse de nuevo, le abraza pidiéndole que se la meta.

Empiezan a mover rítmicamente sus cuerpos, al principio lentamente, pero a la medida que el deseo se va extendiendo, van acelerando cada vez más. Sus lenguas se buscan y cuando se encuentran, se enlazan en un profundo beso. El hombre nota como el cuerpo de ella se agita debajo del suyo. Sus respiraciones se entrecortan cada vez más.

- Ven Carlos, ¡ahora!, ¡dame tu leche!

El no necesita más palabras. Todo el amor y deseo que tenía su cuerpo retenido explotan en aquel instante y besándose apasionadamente, se corren al mismo tiempo, terminando así el mejor polvo de sus vidas.

TodoRelatos.com © Karina(karina.love4u@hotmail.com)

viernes, 18 de enero de 2008

Esther y los ingleses

Este resumen no está disponible. Haz clic en este enlace para ver la entrada.

Puta si, mojigata no

Me excito con estos relatos.Ojalá uds también.

Pues verán lo que me aconteció hace tiempo, siempre frecuentaba un grupo de amigas y amigos, con los cuales íbamos a todas partes, al cine, de vacaciones, de día de campo, etc., y casi siempre realizábamos reuniones, después de un tiempo un chico del grupo me gustó y nos hicimos novios, hacíamos regularmente el amor y la pasábamos muy bien, pero un día en una reunión jugamos a preguntas y respuestas, donde le toca al turno a él, le preguntaron que quien era la más mojigata, o sea la más apretada y espantada del grupo, y él sin dudarlo dijo que yo, me indigné pues creí que el echo de haber tenido sexo con él era suficiente, después de la reunión me fue a dejar a mi casa yo le reclamé por lo que había dicho, me dijo que había sido verdad, él trató de explicarme pero yo me baje del coche enojadísima y no le hablé por espacio de una semana.

Cuando él me habló para decirme que había una reunión con los amigos accedí a ir con él, pero no se imaginaba lo que en esa semana había estado tramando, me puse una minifalda súper ajustada y estrecha y una blusa semitransparente, al verme me miró de arriba a abajo, comiéndome con su mirada, yo solo le dije nos vamos, y así lo hicimos, cruzamos toda la ciudad hasta la casa de uno de nuestros amigos, al llegar nos dimos cuenta que no habían ido todos, y que solo éramos dos mujeres y tres hombres, pero empezamos a tomarnos unos tragos, yo a propósito dejaba que se me viera mi estrecha tanga debajo de mi minifalda, cuando hacía un movimiento entonces todos estaban súper pendientes a cualquier movimiento que hacía, y eso le molestó a mi novio.

Nos pusimos a jugar unos juegos de castigos, empezamos con babosadas de que uno cantara, que hiciera cualquier cosa, de momento me castigaron a mi y uno de los chicos pidió que bailara muy sensualmente, pusieron música y yo como una bailarina de table dance, empecé a contonearme, cada vez que me hincaba se dejaban ver mis nalgas y todos ellos con una cara de bobos que no podían, incluyendo a mi amiga. De momento me tocó castigar a mi amiga, le puse de castigo que besara en la boca a mi novio y que se vieran sus lenguas rozándose, ellos se dieron un tremendo beso, y yo sonreí, entonces seguimos jugando y un chico me castigó pidiendo que besara al otro amigo, yo enseguida dije que si, me puse junto a él y sacando mi lengua se la pasé por los labios, en respuesta me tomó de la cintura y a la vez que me besaba me juntaba con él.

Terminado el castigo volteé a ver a mi novio que con los ojos desorbitados no lo podía creer, y con la cara totalmente roja. Pero el destino estaba escrito y me tocó nuevamente castigar a mi amiga, entonces dije en voz alta que había que poner más acción al asunto por que me estaba aburriendo, entonces le dije a ella que de castigo quería que me lamiera mi clítoris, no tuve problemas ya que ella siempre se me había insinuado en que tuviéramos sexo y cada vez que estábamos solas quería tocarme y yo nunca me había dejado, sabía que era su deseo poseerme, me eché de espaldas al sofá, abrí mis piernas y ella se puso entre ellas, con su mano hizo a un lado mi tanga, con la otra separó un poco mis labios vaginales, y como toda una zorra, me puso la lengua ahí y empezó a chuparme, al hacer esto mis pezones se pusieron súper erectos, veía a todos sujetarse el bulto de su pantalón y mi novio con una cara de perplejo que no podía ni decir nada, pero terminaron los cinco minutos que era el tiempo del castigo y mi amiga al parecer no se quería despegar de mi gruta, pero terminó y dije ya me aburrí de esto, por que no hacemos otra cosa, como oír música.

Todos estaban enrojecidos, mi amiga tenía en la barbilla parte de mis líquidos vaginales, me acerqué a ella y le limpié mis propios líquidos con mi lengua culminando en un gran beso, y le dije que gracias, que lo había hecho estupendamente, entonces me senté en el sofá junto a mi novio, y como si no hubiese pasado nada lo tomé de la mano y me puse a platicar, después de estar platicando mi novio reaccionó, diciéndome que no le gustaba mi conducta y yo le contesté, ¿no te gustaban las mojigatas?, entonces le dije delante de ellos, sácate el pene te lo voy a chupar, se quedaron todos mudos y sentados sin saber que hacer, ni él sabía lo que estaba pasando, entonces le bajé la cremallera del pantalón y con cuidado le saqué su tranca que estaba súper húmeda, me incliné y me puse entre sus piernas y empecé a chupársela, de una forma salvaje, mientras que entre mamada y mamada le decía: como me ves parezco una mojigata, te gusta que te la chupe, o para que no pienses que soy mojigata quisieras verme chupando otra tranca.

Él no me respondía nada, solo cerraba los ojos cuando dejaba que se fuera su pene todo dentro de mi boca, entonces volteé y vi que uno de mis amigos se masturbaba y le dije, pobrecito necesitas ayuda, ven siéntate junto a mi novio, y lo hizo, cuando ya estaba sentado me hice a un lado y me metí su tranca en la boca, mientras no dejaba de masturbar a mi novio con mi otra mano, y de vez en cuando le decía: mira como me la como, es una tranca riquísima, ahora le voy a chupar los testículos, y me los voy a comer, y así estuve largo rato, entonces alcé mi falda, me quité la tanga y le dije a mi amigo, ponte atrás y dame tu tranca quiero sentirla, él se puso en mis espaldas y de un solo golpe me la metió, yo grite de dolor, mientras no dejaba de sujetarle la tranca a mi novio, después de un instante empecé a disfrutar le metida que me hacía mi amigo, y le dije: mira como disfruta toda mi vagina, ahora me voy abrir más de piernas para que me la metas toda hasta topar con tus testiculos, me voy a meter un dedo en el ano mientras mi amigo me penetra.

Todo lo que le iba diciendo lo hacía, entonces le dije a mi amigo quiero que me eches tu semen en la espalda y así lo hizo, como yo seguía entre las piernas de mi novio, no me limité en hacer caras de placer, la verdad lo estaba disfrutando mucho. Entonces mi amigo que se había venido en mi espalda tomó la posición de espectador, entonces le dije al otro, me falta por el culo, ¿quieres rompérmelo?, él ni lerdo ni perezoso se puso a mis espaldas entonces le dije, quiero que me la metas de un solo golpe hasta el fondo, quiero que me duela, entonces me abrí lo más que pude y de un golpe certero me clavó, yo grité como una loca, me dolía hasta la nuca, sentí que me penetraba hasta el fondo de mis intestinos, después de un breve instante mi amigo, que estaba en mi ano, se vino dentro de mi, sentí como todas mis entrañas se llenaban de semen.

Entonces le dije a mi novio, ahora te toca a ti, y empecé a mamársela de una manera fuerte, no me duró ni cinco minutos cuando me llenó la boca de semen, el cual, como una hembra totalmente hambrienta me lo comía, y lo tragaba, le dejé la tranca súper limpia. Les dije bueno falta el gran final, tomé a mi amiga de la mano y me la llevé al baño, y les dije acompáñenos, nos siguieron, puse el agua y debajo de la ducha nos metimos las dos, nos empezamos a besar, y a frotarnos los senos mutuamente, hice que se sentara en el piso, yo me bajé, tomé sus labios vaginales, los separé y empecé a chuparle todo, luego le dije que se pusiera en cuatro patas y yo desde atrás empecé a chuparla, dándole lengua en su culo.

Después fui yo la que me puse en cuatro y dejé que me hiciera todo lo que ella quería, luego entrelazamos nuestras piernas y rozándose nuestras vaginas tuvimos un orgasmos descomunal, fue sensacional. Nos despedimos de todos, y mi novio me llevó a mi casa, antes de bajarme del coche, me empezó a decir de cosas, y yo le contesté, ¿no era que querías una buena puta en vez de una mojigata?, la verdad yo no comprendo a los hombres, pero hasta ahí llegamos.

Terminamos y hasta la fecha no se de él, pero lo que si se es que he disfrutado cada momento después de que me quité lo mojigata.

Espero que le haya gustado.

Les mando un beso.

Autor: Mary Carmen

Disponible en www.marqueze.net

Piscina

Dan ganas de meterse en la piscina con esta hermosura

Web M








Lustige Videos – Gratis Fun Video – Deine funny Videos bei Clipfish

Strip

¿No se quieren desnudar con esta nena?

Web M








Lustige Videos – Gratis Fun Video – Deine funny Videos bei Clipfish

chica sexy

¿Qué no darían por una noche con esta nena?

Web M









Lustige Videos – Gratis Fun Video – Deine funny Videos bei Clipfish

sexy crissy

Muy muy sexy.

Web M









Lustige Videos – Gratis Fun Video – Deine funny Videos bei Clipfish